Politika Digital

El conocimiento es poder

La bitácora – Ebrahim Asvat – 25 de julio de 2011

Frente a una estructura económica y social que no permite que todos los panameños puedan sufragar sus necesidades básicas y gozar de las necesarias oportunidades para mejorar su situación y la de sus descendientes nos estamos abocando a la cultura del subsidio. Veamos las cosas como son . Ante la imposibilidad de que la estructura económica panameña pueda incorporar a todos los panameños es necesario que se le brinden subsidios estatales a la mayoría. Aquí nadie analiza cual es el mal del sistema y nos limitamos a paliar la situación de los afectados. La realidad concreta es que un gran número de panameños no puede pagar la luz, no puede pagar el gas licuado para cocinar, no puede pagar el pasaje del transporte público, no puede enviar a sus hijos al colegio dotados con los implementos necesarios, no puede costear el costo del combustible, no puede comprarse una casa sin que le tiren la toalla. Esa es la realidad aunque en el mundo se publicite que en Panamá no hay desempleo. ¿Si este es un país de crecimiento económico alto y baja tasa de desempleo porque tanta gente se está quedando sin poder resolver sus necesidades básicas? El gobierno nacional tiene que reconocer que a pesar de los bombos y platillos con que anuncia el boom panameño se ha visto obligado a aumentar los subsidios a los sectores populares y a las clase media. ¿ Nos podemos preguntar por que? ¿Es esto un reconocimiento de que nuestra estructura económica es inmoral e injusta? ¿Por qué no atacamos el problema de raíz en ves de buscar paliativos para aliviar situaciones que debido a la organización económica que impera, somos responsables?. Yo creo que en nuestro país hay un sector mayoritario que vive engañado y otro sector minoritario que engaña a la mayoría con subsidios para el pueblo. El ser humano es así. Se siente realizado cuando le tiran una toalla y no analiza porque tiene que atravesar situaciones de infra humanidad y desesperanza. Un sistema económico es funcional cuando le ofrece oportunidades a todos y la posibilidad de que su población pueda sufragar por lo menos sus necesidades básicas. Si no pueden con la luz, el gas, el transporte público, la escuela de los hijos, la vivienda o la vejez entonces tenemos problemas muy graves que no se resuelven con la toalla. En el siglo pasado, Oscar Wilde escribió un ensayo donde manifestaba que el objetivo de la sociedad debía ser eliminar la pobreza y no aliviarla. Yo reconozco que las Organizaciones No gubernamentales cumplen un propósito cuando atienden casos específicos de la sociedad. Hay situaciones en donde una familia puede sufrir una caída en su ingreso familiar o una situación médica o social que requiera un apoyo para salir adelante. Pero fuera de los casos personales cuando los subsidios son generales el mal que enfrenta un país es crónico. Me pregunto: ¿Existe una estrategia del Estado para eliminar la pobreza en Panamá? La respuesta es no. A la pobreza la hemos convertido en una industria de la cual dependen muchos parásitos sociales.

Anuncios

2011/07/25 - Posted by | Bitácora del ex-presidente por Ebrahim Asvat

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: