Politika Digital

El conocimiento es poder

Los jóvenes quemados no eran monstruos – Lunes 24 de enero de 2011

En muchas emisoras radiales y foros de opinión he escuchado la versión inhumana de algunos panameños tolerando la inacción policial contra los menores de edad en el Centro de Cumplimiento de Tocumen. Sin conocer quienes eran y generalizando como si todo adolecente en un centro de cumplimiento es un asesino múltiple o despiadado y por lo tanto no merece la compasión humana se llega a conclusiones equivocadas.

Inclusive jóvenes especialmente de la clase media y alta que es donde mayormente se utilizan las herramientas virtuales del internet transmiten correos señalando la calidad de homicida de uno de los quemados para justificar los asesinatos públicos cometidos por la Policía. Verificando las causas de la reclusión de cada uno de estos jóvenes cuyos nombres prefiero omitir por su calidad de menores de edad encuentro lo siguiente: Uno de los jóvenes fallecidos por las quemaduras fue recluido por posesión de arma de fuego.

Otro por el delito de hurto. El tercero por robo y el cuarto por robo y cómplice de homicidio. Como podrán entender ninguno tenía la categoría de matón, sicario, asesino en serie o siquiera cometido un asesinato. Y aunque algunos frente al ambiente de violencia generalizada en las zonas urbanas no tendrían reparos en aceptar las ejecuciones disfrazadas por parte de las autoridades, ni siquiera una de estas muertes tendría las características mencionadas. Pero en nuestra incapacidad para analizar las realidades dentro de sus particularidades nos atrevemos a hacer estos tipos de declaraciones. Muchas veces en son de proteger al gobierno de turno cuando lo que está en discusión es si la vida humana merece ese tipo de tratamiento. En algunos Estados estos tipos de incidentes en centros de confinamiento han sido utilizado como medidas ejemplarizantes contra la delincuencia.

Se pretende demostrar a través de los medios audiovisuales las condiciones infrahumanas de los centros y la capacidad policial de tolerar las ejecuciones sumarias entre agrupaciones o las provocadas como medidas profilácticas. El supuesto mensaje va dirigido a los delincuentes y se opta por conseguir el aplauso ciudadano como instrumento de consentimiento. Para ello la descalificación como seres humanos de los afectados es la precondición. Después todo vale.

Ninguno de los adolescentes que fallecieron en el centro de cumplimiento merecieron esa suerte. Dios nos libre de convertirnos en un país donde fuera de las instituciones de justicia se decida cuál será la suerte de los seres humanos. Sé que en gobiernos de corte fascista como el nuestro es una opción. Dar condolencia a los familiares, catalogar a los que protestan como políticos y permitir que los asesinos sigan laborando no es suficiente.

Autor: Ebrahim Asvat

Anuncios

2011/01/25 - Posted by | Bitácora del ex-presidente por Ebrahim Asvat

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: